martes, 20 de junio de 2017

CURSOS DE FORMACIÓN AL MATRIMONIO Y A LA VIDA DE FAMILIA PARA 2017. DIÓCESIS DE GRANADA.

Cursos para 2017

Actualizado el 18 de junio de 2017



CURSO INTENSIVO JUNIO DE 2017
PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA VISITACIÓN
CHURRIANA DE LA VEGA.
Curso de fin de semana
24 Y 25 de junio de 2017

Sábado 24: de 10:00 a 14:00  y de 16.30 a 20.00
Domingo 25: de 10:00 a 14:00 h.
Eucaristía a las 13.00 h.

Para información e inscripciones:
Miércoles de 18-19 y 21-22 horas.
Jueves 12-13.30 horas.
C/ Real 55; 18194 Churriana de la Vega.
Tel. 958 570 089

CURSO INTENSIVO SEPTIEMBRE DE 2017
PARROQUIA DE SANTO TOMAS DE VILLANUEVA
(Agustinos Recoletos)
C/ Recoletos, 2; 18004 Granada;

Curso de fin de semana
Sábado 9 y domingo 10 de septiembre 


Para información e inscripciones:
Tel. 958 095 807


Febrero 2017: Sesiones días 18 y 19  (sábado y domingo).
Junio  2017: Intensivo de fin de semana  24, 25 y 26 (viernes, sábado y domingo).  COMPLETO
Septiembre 2017: Intensivo de fin de semana 9 y 10 (sábado y domingo). 
Información 958 570 089
Noviembre 2017: De fin de semana: Sesiones días 12 y 19 (sábados).

HORARIOS:
Dos sábados: De 10 a 13:30 y de 17 a 20
Intensivos: Viernes 19 a 21, sábado 10 a 14 y 17 a 21, domingo 10 a 13

ITINERARIO DE FE PARA NOVIOS. Dos sesiones por mes. (El hacerlo dependerá del número de participantes).

INFORMACIÓN:
Lunes y miércoles de 11:00 a 13:00
.
Jueves de 18:00 a 20:00
Otras tardes la atención se hace previa cita.
Teléfono 958 20 41 75. (Dejar mensaje en el contestador indicando claro el número de teléfono en el que se puede contactar y os llamamos).

CASA DIOCESANA DE LA FAMILIA
Camino de Ronda 132
(Entrada por C/ Sol)

También en la cuenta de correo electrónico:


 OTROS CURSOS DE FORMACIÓN AL MATRIMONIO Y A LA VIDA DE FAMILIA PARA 2017


Parroquias de Granada ciudad


Parroquias pueblos Diócesis de Granada

De las que tenemos información


lunes, 19 de junio de 2017

PASTORAL FAMILIAR, CON EL GRUPO DE PREPARACIÓN AL MATRIMONIO EN EL C.P. DE ALBOLOTE.

FUENTE: NOTICIAS ARCHIDIOCESIS DE GRANADA

En la mañana del sábado día 17, nos han acompañado Paco y Toñi, Delegados de Pastoral Familiar de la Archidiócesis de Granada, con el grupo que hemos estado preparando para recibir el sacramento del matrimonio. Han compartido con nosotros su testimonio y lo transmitimos.


"Lo normal es que cuando unos jóvenes quieren recibir el Sacramento del Matrimonio, se acerquen a una parroquia y le pregunten al sacerdote que tienen que hacer para celebrar su matrimonio. Esta mañana hemos podido acompañar a un grupo de internos del CP de Albolote que están participando en un Curso de Formación al Matrimonio y a la Vida de Familiar, organizado por la Pastoral Penitenciaria. La experiencia ha sido encontrarnos enfrente a un grupo de jóvenes que están enamorados y que quieren apostarlo todo por amor, y con el deseo de que ese amor que se profesan, sea eterno. Hablando con ellos de la gracia del sacramento, y de la presencia real de Jesús en medio de la pareja y de la familia, y de cómo esto posibilita vida, no teníamos conciencia de estar con personas que no gozan de libertad, a la hora de pensar en su vida de pareja. Son conscientes de las dificultades que tienen para llevar adelante el desafío del amor. Para nosotros ha sido una experiencia que no olvidaremos. A Dios muchas veces queremos encasillarlo y llegamos a pensar donde se puede encontrar más cómodo. Y esta mañana nos lo hemos encontrado en una prisión, en un lugar frío e incomodo. Pero esta mañana hemos sentido como nos estaba esperando allí, aquella era su casa. Por último, nos han impresionado los voluntarios de Pastoral Penitenciaria, portadores de la presencia de Dios. Eran como “custodias” que acercan a Dios a los internos con sus cantos, sus testimonios, su vida".

Gracias por vuestra disponibilidad y compartir experiencia de vida. Ha sido una riqueza para quienes hemos tenido la oportunidad de escucharos. Un modelo de matrimonio y familia cristiana, que ha despertado inquietud en los internos/as.

M. Victoria Romero
Capellanía Pastoral Penitenciaria

jueves, 15 de junio de 2017

CONCENTRACION EN DEFENSA DE LA VIDA GRANADA JUNIO 2017.

Un latido,
una vida

Concentración en defensa de la VIDA

Jueves 22 de junio de 2017
a las 20:00
Fuente de las Batallas
Granada


jueves, 8 de junio de 2017

CURSO "AMOR HUMANO, MATRIMONIO Y FAMILIA"

NUEVO PLAZO INSCRIPCIONES CURSO "AMO HUMANO, MATRIMONIO Y FAMILIA".

Abierto un nuevo plazo de inscripción para el curso “Amor humano, matrimonio y familia” 

Alumnos del curso "Amor humano, matrimonio y familia" en el CES "La Inmaculada"

El curso “Amor humano, matrimonio y familia” organizado por el Arzobispado de Granada y la Pastoral Familiar impartirá del 3 al 8 de julio, en el antiguo “Hotel del Duque”, un nuevo módulo de formación dirigido a los alumnos ya matriculados y a todos aquellos que quieran unirse al programa académico. El plazo para nuevas inscripciones será hasta el 25 de junio.

Las familias y personas interesadas en participar del curso “Amor humano, matrimonio y familia”, organizado por el Arzobispado de Granada y la Delegación de Pastoral Familiar y Vida, podrán inscribirse en este programa de formación hasta el próximo 25 de junio, uniéndose de esta forma al nuevo módulo de formación que será impartido del 3 al 8 de julio en la Casa de Espiritualidad Sierra Nevada “Hotel del Duque”.

El curso “Amor humano, matrimonio y familia” es un camino formativo en la realidad del amor humano, la familia y el matrimonio según el sentir de la Iglesia con el objetivo de formar agentes de pastoral familiar a través de un programa de formación dinámico, impartido en su mayoría en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada”, que fomenta la convivencia, fraternidad y reflexión entre los participantes para que posteriormente, puedan aportar en sus parroquias, movimientos, o en los distintos proyectos de la Delegación de Pastoral Familia y Vida, todo lo aprendido y vivido.

Más información para realizar nuevas inscripciones en el correo: cursoamorhumano@gmail.com o llamando al 639 44 01 93.

FUENTE NOTICIAS ARCHIDIOCESIS DE GRANADA.

jueves, 1 de junio de 2017

PALABRA DE VIDA DE JUNIO DE 2017

«Como el Padre me envió, también yo os envío» (Jn 20, 21).
En los días sucesivos a la crucifixión de Jesús, sus discípulos se encerraron en casa, asustados y desorientados. Lo habían seguido por los caminos de Palestina mientras anunciaba a todos que Dios es Padre y ama tiernamente a cada persona. Jesús había sido enviado por el Padre no solo para testimoniar con su vida esta gran novedad, sino también para abrirle a la humanidad el camino para encontrarse con Dios; un Dios que es Trinidad, comunidad de amor en sí mismo, y que quiere incluir en este abrazo a sus criaturas.
Durante su misión, muchos vieron, oyeron y experimentaron la bondad y los efectos de sus gestos y de sus palabras de acogida, perdón, esperanza... Luego llegó la condena y la crucifixión.
Y en este contexto el Evangelio de Juan nos cuenta que Jesús, resucitado al tercer día, se aparece a los suyos y los invita a proseguir su misión:
«Como el Padre me envió, también yo os envío».
Como si les dijese: «¿Recordáis cómo he compartido con vosotros mi vida?, ¿cómo he saciado vuestra hambre y sed de justicia y de paz?, ¿cómo he sanado los corazones y los cuerpos de tantos marginados y descartados de la sociedad?, ¿cómo he defendido la dignidad de los pobres, de las viudas, de los extranjeros? Seguid ahora vosotros: anunciad a todos el Evangelio que habéis recibido, anunciad que Dios desea que todos se encuentren con Él y que sois todos hermanos y hermanas».


Cada persona, creada a imagen de Dios Amor, tiene ya en el corazón el deseo del encuentro; todas las culturas y todas las sociedades tienden a construir relaciones de convivencia. Pero ¡cuánto esfuerzo, cuántas contradicciones, cuántas dificultades para alcanzar esta meta! Esta profunda aspiración choca cada día con nuestras fragilidades, con nuestros miedos y cerrazones, con la desconfianza y los juicios recíprocos.
Y sin embargo, el Señor nos sigue dirigiendo con confianza la misma invitación:
«Como el Padre me envió, también yo os envío».
¿Cómo vivir en este mes una invitación tan audaz? La misión de suscitar la fraternidad en una humanidad tantas veces herida ¿no es una batalla perdida antes incluso de que comience?
Solos nunca podríamos conseguirlo, y por eso Jesús nos ha hecho un regalo muy especial, el Espíritu Santo, que nos sostiene en el compromiso de amar a cada persona, aunque sea un enemigo.
«El Espíritu Santo, que se nos da en el bautismo [...l. al ser espíritu de amor y de unidad, hacía de todos los creyentes una sola cosa con el Resucitado y entre ellos, superando todas las diferencias de raza, de cultura y de clase social. [...] Con nuestro egoísmo es como se construyen las barreras con las que nos aislamos y excluimos a quienes son distintos de nosotros. [...] Por ello, escuchando la voz del Espíritu Santo, trataremos de crecer en comunión [...] superando las semillas de división que llevamos dentro de nosotros».
En este mes, con la ayuda del Espíritu Santo, recordemos y vivamos también nosotros las palabras del amor en cualquier ocasión que tengamos, grande o pequeña, de relacionarnos con los demás: acoger, escuchar, compadecer, dialogar, alentar, incluir, cuidar, perdonar, valorar... Así viviremos la invitación de Jesús a continuar su misión y seremos canales de esa vida que Él nos ha dado.
Es lo que experimentaron un grupo de monjes budistas durante su estancia en la ciudadela internacional de Loppiano, en Italia, cuyos 800 habitantes procuran vivir con fidelidad el Evangelio. Se quedaron profundamente impactados por el amor evangélico, que no conocían. Uno de ellos cuenta: «Dejaba mis zapatos sucios a la puerta de la habitación, y a la mañana siguiente me los encontraba limpios. Dejaba mi ropa usada fuera y por la mañana me la encontraba limpia y planchada. Sabían que tenía frío porque soy del sureste de Asia, y entonces subían la calefacción y me daban mantas… Un día pregunté: “¿Por qué lo hacéis?”: “Porque te queremos”; me respondieron». Esta experiencia abrió el camino a un diálogo verdadero entre budistas y cristianos.

LETIZIA MAGRI 

INTENCIÓN DE ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA JUNIO DE 2017.

“Por los responsables de las naciones, para que se comprometan con decisión a poner fin al comercio de las armas, que causa tantas víctimas inocentes”.

lunes, 29 de mayo de 2017

CONOCER GRANADA EN FAMILIA. VISITAS EN FAMILIA A LA CATEDRAL.

Con el paseo del sábado 27 de mayo concluimos los paseos que para este curso habíamos organizado desde la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar en colaboración con Familias Nuevas de los Focolares que con el título de  “Conocer Granada en Familia” ha tratado de acercar nuestra ciudad, bajo una mirada distinta a la que estamos habituados.



De este curso, más que los contenidos de los paseos o la alta participación, estamos contentos porque han sido una oportunidad para crecer en las relaciones entre los que hemos participado, por sentirnos familia de familias.

La visita a la Catedral, como todos nuestros paseos, trataba de ser algo más que un paseo turístico o histórico, de ahí el título “Otra mirada sobre la Catedral”, pues se trataba de ir a los orígenes de nuestra fe, verla como el espacio donde la comunidad de creyentes de Granada, como una única familia, se reúne para celebrar su fe.


Realmente la Catedral de Granada muestra la belleza y la grandeza del Creador y toda ella es una esplendida catequesis como nos fue desgranando Pilar durante toda la visita


Agradecemos al Cabildo de nuestra Catedral y a su Deán, que han hecho posible esta actividad de la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar.

domingo, 28 de mayo de 2017

LA BODA DURA UN DÍA, EL SACRAMENTO ¡TODA LA VIDA!.

Sin lugar a dudas, decirle sí a la vocación del matrimonio es uno de los pasos más importantes.
Publicado el 19 ENERO 2017 CATHOLIC.NETFAMILIA Y VIDA
El día de nuestra boda, ese día donde decimos sí a nuestra unión de amor ante Dios y ante los hombres, es un momento transformador en nuestra jornada de vida. Podemos decir que de alguna manera la historia del ser humano de divide en antes y después de casarse ya que es ese instante cuando dejamos de ser un solo ser, una sola persona, para convertirnos en un solo ser y tres personas. ¿Cuáles son esas tres personas? El esposo, la esposa y Dios. Ese es el plan de Dios para el matrimonio. Dios nos creó hombre y mujer para que uniéndonos en una sola carne en mutuo amor y sellados y unidos en el amor de Dios, nuestro matrimonio sea el reflejo del Amor de Dios en la Tierra. En otras palabras, nos convertimos en la imagen de la Trinidad Santa en este mundo.
Sin lugar a dudas, decirle sí a la vocación del matrimonio es uno de los pasos más importantes –si no el más importante- que daremos en nuestra vida. Las implicaciones para la pareja, la familia que formarán, la sociedad y la Iglesia son enormes. Por ello, cuando preparamos nuestra boda, debemos tener en claro lo que implica esta verdad. De no hacerlo, corremos el peligro de pensar que el matrimonio, el Sacramento, se reduce a la planificación del día de nuestra boda. Hoy en día son muchos los que dedican más tiempo, esfuerzo, atención y aun estrés a buscar la iglesia más bonita, el vestido más bello, el lugar de recepción más elaborado, los arreglos florales más vistosos, la comida más elegante, el fotógrafo mejor y más profesional y un sinfín de cosas y gastos para asegurarse de que nuestra boda “sea la mejor”.
Boda - ©Pixabay
Pero son pocas las veces en que las parejas piensan en lo más importante. Pocas somos las parejas que se enfocan en el tiempo que invertirán en una buena preparación matrimonial, en conversar profundamente sobre cómo vamos a llevar nuestra vida familiar y espiritual, cuáles son los valores bajo los cuales regiremos nuestra vida juntos y la de nuestros hijos, cómo practicaremos y fomentaremos nuestra fe; en fin, como vamos a hacer de Dios el centro y la roca en la cual fundamentaremos nuestro matrimonio y familia.
Es triste ver cuántas parejas gastan sin medida y pasan cientos de horas y miles de dólares planeando su boda, pero recienten que la Iglesia les pida uno o dos días de preparación matrimonial, cuando se ha demostrado que las parejas que viven una buena preparación matrimonial reducen drásticamente la incidencia de divorcio y disfrutan de matrimonios más sanos y felices. Es impresionante ver cuántas parejas se unen simplemente por pasión, por no sentirse que están sin pareja (como sus amistades), para llenar el vacío de la soledad o para tener quien les sirva, sin tener un concepto claro de lo que verdaderamente es el matrimonio, según el plan de Dios, o de lo que el amor conyugal verdadero y maduro implica: un amor total, libre, fiel y fructífero.
Notamos con frecuencia que cuando las parejas comienzan a vivir la realidad de la vida diaria, cuando enfrentan el proceso de adaptación de dos vidas con diferentes pasados y trasfondos, cuando se dan cuenta que el amor conyugal exige sacrificios y no es solo disfrutar de compañía y beneficios, cuando se dan cuenta que el amor maduro implica no buscar egoístamente el bien propio sino el bien del ser amado, muchos terminan separándose y aun divorciándose, reduciendo así al Sacramento a poco más que un experimento para encontrar una felicidad que es vana y pasajera. Procuremos pues durante el tiempo de nuestro compromiso nupcial, centrarnos en lo que de verdad importa. Busquemos entender el verdadero significado y compromiso de esta unión, comprometernos a esta maravillosa vocación de vida que es el matrimonio, creado y diseñado por Dios para la felicidad de los cónyuges y la continuación de la vida humana. Recordemos que la boda dura un día, pero el matrimonio, ¡toda la vida!
FUENTE: ZENIT

CONOCER GRANADA EN FAMILIA. IMÁGENES.


Para ir a las imágenes, pinchar en el enlace